ESPAI: Danza, Arquitectura, Emociones

Todos los días, al caer la tarde, los participantes del proyecto ESPAI se sientan en círculo para comentar la sesión. Libertad, fuerza, seguridad o paciencia son algunas de las palabras que, para ellos, resumen su trabajo diario.

En la sociedad actual, donde los valores a menudo se reducen a la necesidad de “pertenecer” a algún lugar, colectivos como Amés nos recuerdan la importancia de reconocer un hogar en nosotros mismos, un rincón propio y seguro que se estructure desde el interior, libre de miedos y de juicios. Donde el entorno no se imponga como guía, sino como escenario de creación. Donde todo lo que nos rodea, lejos de dirigirnos, nos sirva de acompañante en el crecimiento personal.

Durante diez días hemos tenido la suerte de trabajar con Marek, Auba, Andreu, Naguir, Cintia, Manu, Lolo y Casto, que desde su mirada adolescente nos han regalado movimiento, cansancio, inocencia y una forma de ver el mundo que hacía tiempo que no practicábamos.  Durante dos semanas, Rafael Moneo ha puesto el marco para comparar el cuerpo con la arquitectura, para sentir cómo el ritmo, tan presente en nuestras vidas, se refleja también en los edificios. Cómo las estructuras, imprescindibles en cualquier tipo de construcción, pautan y coordinan nuestros movimientos. Cómo las emociones, presentes en cada momento del curso, son el hilo conductor de muchas obras arquitectónicas. Y todo ello, que en principio se nos antojaba inconexo, se llena de sentido cuando los arquitectos bailan, cuando los bailarines generan espacios, cuando cualquiera de los chicos se acerca para darte las gracias.

Cuando presentamos ESPAI a la beca Pilar Juncosa, lo planteamos como investigación sobre los materiales y sus posibilidades dentro del lugar escénico y personal, no como espectáculo sino como proceso de análisis. Pretendimos reforzar la confianza de los participantes, en sí mismos y en los demás, a la vez que nos adentrábamos en un mundo de emociones también desconocido para nosotros. No sabemos a qué nivel ni de qué manera (eso queda en el hogar propio del que hablábamos)… Pero nos llevamos la sensación de que lo hemos conseguido con creces. 


Sobre el autor

Enviar un comentario