Nuevos nómadas. 26 de enero de 2013

En 1986, el arquitecto japonés Toyo Ito ideó un refugio para las muchachas nómadas de Tokyo. La vivienda, fácilmente trasladable de un lado a otro de la ciudad, se estructuraba en tres espacios: el mueble inteligente, que contenía un aparato destinado a obtener información del exterior; el mueble para el coqueteo, una combinación de tocador y armario donde la muchacha se maquillaba antes de salir al escenario urbano; y el mueble para la comida ligera, compuesto por una pequeña mesa y una alacena para guardar la vajilla y demás utensilios de cocina.   

Mobiliario del pao para muchachas nómadas (Fuente: www.efimeras.com)

Años más tarde, en 2008, la Walking House (N55) daba sus primeros pasos por el puerto de Copenhague. A una velocidad de vértigo -60 m/h-, este artefacto sostenible casi al 100% desplazaba a una familia de cuatro miembros por toda la ciudad, proporcionándoles un emplazamiento distinto para cada día.

Walking House (Fuente: www.n55.dk)

El sábado pasado, en un estudio del centro de Palma, siete arquitectives se planteaban cómo debía ser la vivienda para los nuevos nómadas, ésos que nos cruzamos diariamente en las calles y en los aeropuertos, que vemos moverse de un lugar a otro con sus compañías de circo, sus bandas de música o sus equipos deportivos. Los mismos que se construyen refugios con cajas de cartón o se montan en aviones en busca de oportunidades. De todo ello, salieron ciudades flotantes, casas voladoras, pequeñas cabañas con terraza y estructuras imposibles que todavía intentamos comprender.   


Sobre el autor

Enviar un comentario

Proyectos recientes

Comentarios recientes