Entre luces y Sombras. 23 de enero de 2010

«La arquitectura es el juego sabio, correcto, magnífico de los volúmenes bajo la luz» L.C.

Un mismo objeto puede proyectar varias sombras. A través de la sábana, una lata se convierte en una pelota; una caja, en un hexágono y un sombrero de fiesta, en una aceituna gigante.
Pero aún más impresionante es que un montón de botellas, tetra-brick, yogures y demás «desperdicios» se transformen en el skyline de París.

Luego descubrimos  el que el sol no alumbra el norte, pero durante su viaje nos regala un montón de sombras para que las atrapemos y pintemos un cuadro, engañándolo con nuestras linternas.

De repente, la calle se convierte en un inmenso escenario donde cada objeto, cada persona, cada edificio, proyectan sobre los demás su silueta: un auténtico teatro de sombras dirigido por las horas del día. Y por la noche, para que no nos quedemos sin espectáculo, se encienden todas las farolas de la ciudad. 

Nosotros, como no tenemos ese interruptor, nos conformamos con fabricar un farolillo de luces de colores que, por qué no, puede convertirse en la iglesia del arquitecto de las gafas redondas.

De nuevo (y sin pretender resultar pesados) queremos agradeceros vuestra presencia, porque ya sea con luz o a oscuras, seguimos aprendiéndolo todo de vuestros hijos.

   

Sobre el autor

Enviar un comentario

Proyectos recientes

Comentarios recientes