Un resumen de lo último acontecido

Las últimas semanas han sido un no parar, un ir y venir, un sinvivir, un trasiego apasionante de actividades, eventos, talleres y viajes virtuales que nos han colocado, casi sin darnos cuenta, en el final de otro curso. Unas semanas que empezamos construyendo edificios muy, muy estrechitos, llenos de cuerdas, toboganes y escaleras imposibles que acabarían forrando las paredes del Colegio Santa Mónica y modificando la luz de sus pasillos.



Unos días más tarde, con motivo de la Diada del Medi Ambient, nos lanzamos a la calle para tomarla, para demostrar una vez más que la ciudad puede (y debería) usarse como lugar de juego y relación. Armados con decenas de ovillos, niños y no tan niños transformamos una esquina de la plaza, mientras recibíamos miradas y comentarios curiosos de los paseantes y comprobábamos cuántas ganas tenemos de seguir siendo pequeños. Y aprovechando la tesitura, lanzaremos un grito desesperado: 

A los que tienen esas ganas y las contienen, a los que sienten vergüenza (porque estas cosas ya no me tocan), a los que reprimen su lado más divertido (porque qué dirá mi vecina del 5º), a los que no se atreven a dejar de ser solo espectadores (pero se les nota en los ojos que se mueren por hacerlo)… ¡JUGAAAAAAAAAAAD! ¡ABANDONAROS A LA DIVERSIÓN, A LA LIBERTAD, AL PLACER DE MOVEROS POR IMPULSOS, A LA EXPERIMENTACIÓN Y AL GOCE DE NO PENSAR TANTO!

Porque es entonces cuando en las calles pasan cosas, cuando algún rincón se convierte en una obra de arte que arranca sonrisas a todo el que pasa… Cuando nos damos cuenta de que jugando, somos un poquito más felices. 



Y tras el grito, la calma. Cogemos un avión virtual para volar hasta Wellington, donde los alumnos de St Mark’s School nos esperan para presentarnos su ciudad. Así, Sin Movernos del Sofá, visitamos los edificios representativos de la ciudad neozelandesa, saboreamos sus platos típicos (que toman prestados de otras culturas), conocemos sus lugares preferidos y nos enteramos de cómo se desplazan. Al mismo tiempo, nosotros hacemos lo propio desde Palma, aprendiendo las diferencias entre las ciudades de origen medieval y las de nueva aparición y sus ventajas y desventajas en cuanto a crecimiento urbano se refiere.



En breve, seguimos con todo lo que conlleva el recién estrenado verano. 

Sobre el autor

Enviar un comentario

Proyectos recientes

Comentarios recientes