Cap per avall city. 11 de mayo de 2013

Si Gaudí levantara la cabeza -además de darnos un buen susto-, sin duda se quedaría extasiado con la destreza de los Arquitectives que, el pasado sábado, experimentaron con las catenarias y los polígonos funiculares. Tras conocer la obsesión del arquitecto catalán por eliminar contrafuertes y demás refuerzos de los arcos, nos pusimos manos a la obra en un auténtico (y muy, muy sorprendente) ejercicio de abstracción, imaginación y visión espacial. De donde algunos, al principio, esperaban un taller de joyería, sacamos puentes, catedrales, construcciones coloristas y centros comerciales; todos ellos, contenidos en una ciudad boca abajo que la magia de la tecnología nos ayudó a descubrir.

Sin más, os invitamos a disfrutar del maravilloso mundo de la gravedad. No hay imanes, no hay fuerzas sobrenaturales. Solo cadenas, clips, artistas… Y algún truco fotográfico.


Sobre el autor

Enviar un comentario

Proyectos recientes

Comentarios recientes